jueves, 28 de noviembre de 2013

Mándese a mudar: el cuentero y la realidad

¿Un cuentero siempre nos tiene que hacer reír?

http://www.veranodecuento.com/2011JC_Tacoronte.jpg
Una sesión de cuentos suelen girar en torno a un tema,  un tronco del cual salen los cuentos que el artista ha seleccionado.  Los títulos de las sesiones de cuentos nos dan pistas sobre el tema que van a tratar. Por ejemplo, Amarillo Molière trató el erotismo en Cuentos de rojo satén, o en Cuentos con corazón se acercaron a la sensibilidad y al amor. 

No está escrito en lado alguno, pero siempre que he ido a una sesión de cuentos he salido con un sentimiento positivo del espectáculo.  Pero, ¿qué sucede si el cuentero me  muestra la realidad?
El pasado 18 de octubre tuve la suerte de disfrutar de Juan Carlos Tacoronte en el Ateneo de La Laguna.  El escenario estaba lleno de barcos de papel, de cayucos que parecían querer llegar a la costa. Y entonces Juan Carlos llegó y se puso su gorro (también) de papel…

Y a partir de este instante me encontré con el ser humano.  Las palabras (textos de Luis García Montero, Xosé Luis Pacho, César Vallejo y los cuentos del propio Juan Carlos Tacoronte) lo fueron desvistiendo de lo accesorio para hacerlo llegar al compromiso con el hombre.

“Si los políticos se dedican a hacer teatro, los cómicos…” 

Y para conseguirlo nos hizo viajar desde Hanover al sur de Tenerife, haciéndonos pensar, haciéndonos sentir, haciéndonos reír… todo en su justa medida.


Lo que sucede es que creo en los cuenteros que me arrancan de lo cotidiano y me despiertan. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada